Quiénes Somos | Nuestra Historia | Ubicación | Estimulación Visual | Integración
Escolaridad Primaria | Educación y Salud | Glosario | Consultas
Evalúe este sitio | Ver evaluaciones

Ir a Inicio
Artículos: Educación y Salud
Ampliación de imágenes

Muchas personas disminuidas visuales precisan de la ampliación de la imagen para percibir sus detalles. En general los casos con pérdida de la visión central o con disminución funcional responden satisfactoriamente. Sin embargo, no todos los procesos responden bien a una ampliación de la imagen, porque pese a que la imagen ampliada recae sobre la retina, no es percibida en su totalidad. La pérdida de la visión periférica, o la existencia de escotomas responden mal a la ampliación de imagen. Igualmente en todos los casos es importante intentar corregir con lentes.

Existen tres modalidades de obtener la ampliación de la imagen:

  • Acercando el objeto a los ojos
  • Agrandando ópticamente la imagen del objeto con algún tipo de lente
  • Aumentando el tamaño de la imagen por ampliación del tamaño del objeto

    Ayudas ópticas: Dependiendo de las características y habilidades de la persona y de las recomendaciones de los especialistas se utilizan, independientemente de los lentes, otro tipo de auxiliares ópticas para la ampliación de la imagen: telescopios, microscopios y lupas.

    • Lupas: lentes convexas que ayudan al disminuido visual en la realización de las tareas de localización, de corta duración y de cerca. Las lupas pueden ser manuales o fijas.
      Las manuales permiten una distancia de lectura más variable, proporcionan un campo visual menor que el que posibilita una lente de igual potencia montada en anteojos. La velocidad de lectura disminuye y no se recomienda a personas con temblor en las manos.
      Las lupas fijas constan de un soporte que permite mantener la lente a una distancia constante del objeto de forma permanente, fija o regulable a voluntad. Este tipo de lupas serian adecuadas para personas con problemas motores que no mantienen la distancia focal exacta; como sucede con todas las ayudas ópticas, cuanto mayor es la potencia que tiene menor es el campo visual.
    • Telescopios: combinación de lentes convergentes y divergentes, diseñados para ver con uno o con ambos ojos. Pueden emplearse como anteojos siempre que se coloquen por encima de la linea visual y no infieren en la visión periférica. Su campo visual es limitado. Los problemas de su uso provienen de la proximidad aparente de los objetos, la ruptura de las apreciaciones espaciales, la reducción de campo de los módulos pequeños y el enorme tamaño de los modelos grandes.
    • Microscopios: es una lente positiva que amplía las imágenes a una distancia relativa. Pueden estar montados en anteojos. Cuanto mas elevada es la ampliación, más pequeño es el campo viaual y más corta la distancia de trabajo.

    Ventajas: las manos quedan libres, proporcionan un campo visual grande en relación con los telescopios y las lupas, porque se llevan puestos cerca del ojo. Con ellos se consiguen periodos de lectura largo, trabajos de escritura y firma, lectura de documentos y pequeños impresos, etc.
    Inconvenientes: requieren movimientos de cabeza y brazos en lugar de los movimientos oculares.

    Todas estas ayudas ópticas deben ser seleccionadas e indicadas por el oftalmólogo y requieren de un entrenamiento específico para su uso.

    Otras formas de ampliar el material es a traves de recursos no ópticos por ejemplo:

  • Proyección de diapositivas
  • Proyección de transparencias
  • Ampliación por fotocopias
  • Circuito cerrado de televisión

    Como complemento para tener un buen aprovechamiento visual destacamos los siguientes materiales: lámparas de brazos flexibles, rotuladores negros, cuadernos pautados, atril, mesas reclinables, etc.

    Bibliografía: Deficiencia Visual. Ed. Aljibe. El material en la Didáctica del deficiente visual de V. Gómez Martín, J. Martín Gaspar y J. P. Sánchez González.

  • Subir al menú | Volver a indice de artículos